sábado, 10 de diciembre de 2011

Infierno es simplemente Valle de Hinom

Gah'ee hinnôm, expresión hebrea de la que hablan las Sagradas Escrituras, fue traducido al español como Valle de Hinón, tantas veces como aparece en el denominado humanamente Antiguo Pacto o Antiguo Testamento, y traducido como infierno en el Nuevo Pacto o Nuevo Testamento; géenna en griego y gehénna en latín.
 El Valle de Hinón, que se diferencia del Valle de ben Hinón, estaba ubicado al oeste y al sur de Jerusalén, fuera de los muros de la ciudad, y por la descripción bíblica es colindante del Valle de ben Hinón. Estos dos lugares, según eruditos, en tiempos de  YAHshua  el Mesías, eran los vertederos de basuras, de cadáveres de animales y también de algunos cadáveres de humanos a quienes no se consideraba dignos de ser sepultados en tumbas; tanto basuras como cadáveres eran prendidas en un fuego permanente avivado con azufre y presas de la infesta de gusanos.

Las citas de Mateo, Marcos, Lucas y Jacobo al respecto, se hacen entendibles al saber que el infierno español es simplemente el Valle de Hinón donde deben verterse los cadáveres de aquellos que transgredan los mandamientos, tales como el No asesinarás, aún por decirle Moré (Necio, Renegado, Cabeza Hueca, Idiota) a su hermano, y el No cometerás adulterio, no sólo por acostarse con la mujer del prójimo sino también por mirarla con codicia, como también de los abusadores de niños y de aquellos por cuya causa viene el tropiezo.

"El alma de la carne está en la sangre", "El alma de toda carne es su sangre" (Levítico 17:11,14). Tu vas a una tumba con cuerpo y sangre, pero en el Valle de Hinón (incinerador) destruyen el alma y el cuerpo, y es igualmente entendible por percepción directa que el calor inflama la lengua; de allí que es de sabios hacer caso a la advertencia de  YAHshua  de escapar del juicio del Valle de Hinón, y de temer a los que te pueden echar en los incineradores para cadáveres; así como a la sentencia de Jacobo sobre la lengua de los imperfectos.

Sí, en el tiempo en que  YAHshua  estuvo en la Tierra era el Valle de Hinón, ahora son los Incineradores para Cadáveres, Piras Funerarias u Hornos Crematorios tan usados en los países donde más se transgreden los dos primeros mandamientos:
Yo  YAHVEH  'elohim, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de esclavos. No  existirá otro 'elohim contra mi rostro. 
No te harás estatua, ni imagen semejante de lo que esté arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te postrarás ante ellos ni los servirás, porque Yo  YAHVEH  'elohim, 'elohim celoso, que visita la iniquidad de padres sobre hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que lo aborrecen, pero hace misericordia a millares de los que lo aman y guardan sus mandamientos.


En conclusión, la palabra española infierno no es un símbolo apropiado de fuego eterno ni de destrucción eterna, ni es sinónimo de la muerte segunda (lago de fuego o lago de fuego y azufre), sino de lugar terrenal adonde se llevan los cadáveres de seres humanos que no deben estar en una tumba; y así como en tiempos de Cristo, el Ungido, el Mesías, el incinerador estaba en el Valle de Hinón y en el Valle de ben Hinón, en los tiempos modernos o actuales son los incineradores para cadáveres donde destruyen el cuerpo y el alma.

Por último, es conveniente señalar que la traducción infierno que aparece en algunas biblias en el versículo de la 2ª Carta de Pedro 2:4, se refiere a la palabra griega tartarós, que es el abismo donde han sido arrojados los ángeles que erraron, reducidos a cadenas y guardados para el juicio. ¿No sabéis que juzgaremos a los ángeles? 1ª Carta a los Corintios 6:3.

*Citas del Antiguo Pacto: Josué 15:8 y 18:16;  Nehemías 11:30.
*Citas del Nuevo Pacto: Mateo 5:22, 29 y 30, 10:28, 18:9 y 23:15 y 33; Marcos 9:43, 45 y 47; Lucas 12:5; Jacobo 3:6.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.
 

About Me

LEODÉGAR ROIS REINA
Ver todo mi perfil