martes, 21 de febrero de 2017

58.000 hectáreas ociosas en concesión minera serán para ganaderos indígenas


CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE COLOMBIA

Riohacha, La Guajira, 20 de Febrero de 2.017

Doctor
JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN
Presidente
REPÚBLICA DE COLOMBIA
Bogotá, D.C.
Vía electrónica: Directiva Presidencial cero (0) papel.

Asunto: Solicitud de contribución a la solución del problema de muerte por desnutrición, concertando el acceso de ganado indígena para el pastaje en terrenos de piedemonte de serranía otorgados en Concesión Minera, llegando a los terrenos mediante corredor que comunique la Alta Guajira con 58.000 hectáreas no explotadas, y creando las condiciones para que esta actividad no interfiera con la actividad extractiva minera.

Respetado Presidente:

Sí hubo largos siglos de una Guajira habitada por gente bien nutrida, libre, rica y feliz, cuando otrora fuimos la primera nación de América en hacer circular los capitales financiero, comercial y productivo, creando un mercado sin barreras arancelarias. Sí, fuimos la primera nación de América que fundó para su provecho lo que hoy llamamos globalización de la economía.

Respecto a esos tiempos usted se pronunció el 19 de Noviembre de 2.010 en la Universidad de las Indias Occidentales de Jamaica, resaltando así la batalla de la Guajiridad[1]: “En 1776 «sic» hubo un levantamiento indígena en La Guajira colombiana, protagonizado por indios de la etnia wayuu, en el que estos derrotaron a las tropas españolas y recuperaron lo que para ellos era muy importante: la posibilidad del comercio con posesiones insulares inglesas y holandesas como Jamaica y Curazao.”

Corrigiendo la fecha por 1.769, esto que usted retrata fue La Wajiira que hicieron respetar los Indígenas Wayuu, cuando los españoles quisieron conquistarnos y colonizarnos en el siglo XVIII, tratando, dicho en similar tenor, “de dominar la región, para evitar la expansión del comercio” entre nuestros coterráneos y otros extranjeros europeos; tiempo en el cual distintas razas y nacionalidades tenían su asiento más próximo en la ciudad cosmopolita de Riohacha, en cuyos alrededores “tuvo lugar una severa rebelión, provocada por la captura de 22 guajiros por las autoridades españolas para llevarlos a trabajar a las fortificaciones de Cartagena. La respuesta no se hizo esperar: el 2 de mayo [de 1.769] los indios de El Rincón, cerca de Riohacha, incendiaron su pueblo y quemaron la iglesia, en la que murieron dos españoles que se habían refugiado en ella.”[2]

La Wajiira en 1769, mapa realizado para el virrey Guirior, sucesor de Messía de la Cerda en 1772. Reúne el territorio de una nación que de Este a Oeste va desde el río Palomino hasta el río Limón, hoy dividido en La Guajira Este y La Guajira Oeste.

Nuestra vida cambia negativamente cuando por oídas de “los relatos míticos”, “en el año 1862” los terrenos que hoy se denominan «Cerrejón» “fueron visitados y escudriñados por el ingeniero norteamericano John May”; y “en 1880, Estados Unidos fija su atención en las minas de El Cerrejón y desplaza hasta ese sitio a una comisión de ingenieros encabezados por el geólogo William Fleig”, a la sazón Director “del Departamento Minero de los Estados Unidos”.[3]

Las recién creadas Nación Colombia (1.810) y la Nación Venezuela (1.811), ambas con gran arraigo ante la aún poderosa España, intervienen la Nación Wajiira con la mirada fija en alcanzar dos propósitos fundamentales para los anhelos económicos propios y los del naciente imperio norteamericano: la Mina del Cerrejón y el canal navegable de entrada al Golfo de Coquivacoa.

Mediante “el laudo arbitral del 16 de marzo de 1891” proferido por la infanta María Cristina de España y producido con aparente estímulo por la donación del “tesoro quimbaya al Gobierno español, … como muestra de agradecimiento por el gran trabajo que se tomó en el estudio de nuestra cuestión de límites con Venezuela y la liberalidad con que hizo todos los gastos.” “El júbilo de la reina fue proporcional a la molestia de los colombianos que no entendieron por qué Holguín había hecho semejante regalo, con el argumento de que se trataba de un gesto de gratitud por el apoyo que ella y su país le brindaron a Colombia en un conflicto limítrofe con Venezuela.”[4], a la Nación Colombia (República de Colombia) le correspondió la mayor parte de los terrenos que conforman la Mina Carbonífera del Cerrejón perteneciente al territorio que los contendientes llamaban Goajira, y a favor de la Nación Venezuela (Estados Unidos de Venezuela) por laudo, vale observar, le adjudicaron una porción menor de la Mina.

Esta desproporción no fue óbice divisorio, porque Venezuela no contaba, como en efecto no cuenta, con canal navegable próximo a su Península de Paraguaná; de allí que su mayor interés se concentró en que le concedieran, como en consecuencia de lo anterior se le concedió posteriormente la figura política de costa seca, permitiéndole establecer el límite de la costa de la Península de La Guajira como frontera venezolana.

Costa seca propuesta en el Golfo de Venezuela. https://es.wikipedia.org/wiki/Costa_seca.
La parte geográfica correspondiente a la Península de La Guajira Oeste no tiene mar propio.

De esta manera el territorio de la Nación Wajiira quedó fragmentado en La Guajira Oeste y La Guajira Este, desdibujándola del contexto internacional y rompiéndole la cohesión existente en el hasta entonces tejido singular que conformaba un pueblo originario que tiene territorio propio, grupo nacional e idioma propio; y afectando de contera a la población ganadera de vida nómada, al limitársele y prohibirsele utilizar en tiempo de sequía o escasez de pasto las más de ochenta mil hectáreas de tierra, que precisamente eran su territorio más fértil en fauna y flora, por estar situada en el piedemonte de la serranía.

Aunque disminuida y quebrantada, La Wajiira sin dificultades apremiantes vivió con escasez, pero sin hambre, hasta las primeras décadas del siglo pasado, cuando hasta entonces la condición de la población nómada ganadera y agrícola hacía posible aún obtener el conjunto de medios necesarios para su propio sutento, así como para el sustento de las otras familias, las que eran sedentarias en razón de sus oficios de comerciantes, leñadores o industriales del carbón vegetal y de la sal.

Entre inicios y mediados del siglo XX se suceden visitas de empresarios y comisiones de Francia, Estados Unidos y Japón a la Goajira arbitrada por España, y “tras un dilatado proceso de negociación, la propiedad de una parte de estas tierras donde estaban los yacimientos, pasó de manos de una de las comunidades indígenas «Wayúu», al Instituto de Fomento Industrial, IFI, adscrito al Ministerio de Desarrollo Económico, que a continuación creó, por Escritura Pública, el 17 de abril de 1969 una de sus empresas (o proyectos industriales) con el nombre de El Cerrejón Carboneras Ltda.”. “Los Wayúu tenían sus asentamientos en esos lugares, y eran sus legítimos dueños tanto del suelo como del subsuelo por derechos otorgados por la Legislación de Indias o Cédulas Reales, que manteniendo ininterrumpidamente la cadena de tradición de títulos, conservaron esos derechos, según fue reconocido por sentencias del Tribunal Superior de Santa Marta el 21 de abril de 1951, y de la Sala de Negocios Generales de la Corte Suprema de Justicia el 16 de octubre de 1953.”[5]

Por vaivenes circunstanciales de bajos precios del carbón y la poca experiencia colombiana en el manejo de los mercados internacionales del carbón y de explotación a gran escala del mineral, el 16 de Noviembre de 1.976 El Cerrejón Carboneras Ltda., muta en Carbones de Colombia S.A., CARBOCOL, y esta empresa recién conformada, el 17 de Diciembre de 1.976 celebra con la International Colombia Resources Corporation, INTERCOR, filial de la casa matriz Exxon Corporation, el “Contrato de Asociación para el Área B de El Cerrejón”, en área contratada de aproximadamente 38 mil hectáreas.

Las anteriores dos empresas asociadas actualmente han sido adquiridas por las nuevas empresas Cerrejón Zona Norte S.A. y Carbones del Cerrejón Limited respectivamente, que operan “en los depósitos de carbón localizados en el centro sur del departamento. El área minera se extiende a lo largo de 50 kilómetros en el valle del río Ranchería, entre la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía de Perijá, cubriendo una extensión de 69.364 hectáreas.”… “A pesar de que Cerrejón opera en un territorio de 68.700 hectáreas, a lo largo de su vida operativa hasta el año 2010 solo había intervenido algo más de 11.500 hectáreas, es decir un 17% del territorio concesionado. Se tiene previsto que durante las siguientes décadas continuará expandiéndose hasta alcanzar, al fnalizar el contrato actual de operaciones en el año 2034, una extensión final aproximada de 16.300 ha”[6].

Vista satelital de la Concesión Minera donde se aprecia al Oeste el área explotada y en explotación, y al Este el terreno no explotado. La línea amarilla es la limítrofe con la República Bolivariana de Venezuela. Al Norte la franja de terreno que conlleva la línea férrea y la carretera Puerto Bolívar – La Mina, limitando en su mayor parte, a lado y lado con el denominado “Resguardo Indígena de la Comunidad Wayuu de la Alta y Media Guajira”.

Presidente Juan Manuel Santos Calderón: contamos con un remanente de cincuenta y ocho mil hectáreas (58.000Has) de tierra que hasta el año 2.034 permanecerán concesionadas, pero que en los actuales momentos están sin utilización para el propósito inicialmente concebido, como así mismo lo estarán hacia el futuro próximo. ¡Hoy son las mismas tierras productivas pero en estado ocioso, mientras que antes servían a los nómadas agricultores y ganaderos indígenas!

Luego, por el hecho de que ¡duele muchísimo la muerte por hambre de más de 4 mil niños indígenas Wayuu! y de que estamos viviendo una época sólo comparable a la que vivió el pueblo de Israel en tiempos del profeta Jeremías, cuando según señala la versión bíblica RV 1909 en Lamentaciones 4:9: “Más dichosos fueron los muertos a cuchillo que los muertos del hambre; porque éstos murieron poco a poco por falta de los frutos de la tierra”; me lleva, como ciudadano a presentar a usted la siguiente

PETICIÓN:

Ante esta realidad evidente que origina tristezas y desgracias, y ante la palpabilidad de causas de antaño aquí demostradas, pido a usted que con carácter urgente concertemos la renovación de vida nómada para los ganaderos indígenas de la Alta Guajira, determinando la utilización de la tierra ociosa del piedemonte de la serranía para el pastaje de los semovientes de ellos, llegando a ella a través de un corredor habilitado como espacio geográfico que comunique el “Resguardo Indígena de la Comunidad Wayuu de la Alta y Media Guajira” con el área no explotada de La Mina, y creando las condiciones propicias para desarrollar esta actividad sin que interfiera con la actividad de explotación del carbón.

Obrando de conformidad, sabemos que con esta solución contribuiremos decididamente al trabajo y la menor dependencia de los nuestros a la dádiva, y a que, si al menos no devolvemos a La Guajira la condición de rica y feliz, podamos alcanzar un mejor estado nutricional para la niñez principalmente, y en general para toda la población indígena del Resguardo.

Atentamente,

LEODÉGAR LORENZO SEGUNDO ROIS REINA
Ciudadano 8.310.806

Con copia a:
-        Presidente del Senado: Oscar Mauricio Lizcano Arango.
-        Presidente de la Cámara de Representantes: Miguel Ángel Pinto Hernández. Atención de los Representantes de La Guajira: Alfredo Rafael Deluque Zuleta, Antenor Durán Carrillo y Álvaro Gustavo Rosado Aragón.
-        Representante Legal de Carbones del Cerrejón Limited y Cerrejón Zona Norte S.A.: Jorge Álvarez Posada.



[1] Expresión decorosa en reconocimiento al Alzamiento de la Nación Guajira contra la Corona Española, nacida en la Ordenanza 064 del 2.002 “Por medio de la cual se asume el Derecho de Réplica a la Historia, se le exige el reconocimiento de la Sublevación Guajira de 1.769 y se institucionaliza el Mes de la Guajiridad”.
[2] Barrera Monroy, Eduardo. 1.990. “La rebelión Guajira de 1769: algunas constantes de la Cultura Wayuu y razones de su pervivencia”. Biblioteca Virtual Luís Ángel Arango. Credencial Historia No. 6. Bogotá. Nación Colombia. http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/revistas/credencial/junio1990/junio2.htm
[3] Chalita, Roberto. 2.011. El carbón de El Cerrejón: Un Tesoro Enajenado. Artes Gráficas Industriales Ltda. Colombia.
[4] Gaviria Liévano, Enrique. Repatriar el tesoro Quimbaya. 30 de Enero de 2.016, y Revista Semana. El tesoro quimbaya: un regalo dorado. 24 de Enero de 2.016
[5] Chalita, Roberto ib.
[6] Gualdrón Acosta, Ramón. CERREJÓN Hacia la rehabilitación de las tierras intervenidas por la minería a cielo abierto. Panamericana Formas e Impresos S.A. 2.009-2.010

martes, 29 de noviembre de 2016

La Reencarnación No Tiene Fundamento.

A mi hermano Rafael Ramón: una explicación cristiana de por qué no sucede la reencarnación al final de la existencia.


Mi amado hermano: yo tengo eternidad en el corazón, tú tienes eternidad en el corazón, sin embargo, traducido al español, está literalmente escrito en La Biblia: “¡de nada! que no les aprende la humanidad ente «la actividad que hacen los ‘Elohim» desde principio y hasta fin.”

Y después de enseñarnos la gran verdad, de que la humanidad conoce de la eternidad, pero el hombre no aprende esto que los ‘Elohim nos han implantado en nuestros corazones, el Predicador continúa enseñándonos que lo que yo y tú vemos y vivimos acerca de que lo que existe ahora, en la eternidad ha existido antes, y que Ellos nos descubren lo que sigue después; es decir, Ellos nos determinan lo que ha sucedido en lo eterno y nos descubren también lo que sucederá en lo eterno (Eclesiastés 3:9-15).

Por esa razón, podemos afirmar ¡de aquello de lo que sí estamos seguros mi hermano! a saber: Estamos seguros de la eternidad, de que aún antes de que existieran los Cielos y la Tierra que vemos y conocemos, las cosas son, y de que principalmente los Seres Eternos son.

Ellos, los ‘Elohim, los Seres Eternos, son los que crean estos Cielos que conocemos; y acerca de esta Tierra, Ellos, en trabajo conjunto la crean; pero, presta atención a esto: lo primero que establecen al crear la Tierra es lo que llaman Ruaj Elohim, que incuba las Aguas, la Luz y la Oscuridad, el Firmamento, los Vegetales, los Animales y los Seres Humanos.

El Ruaj ‘Elohim es el elemento más importante que tenemos en la Tierra. Es el espíritu que tenemos humanos y animales, es el aire que respiramos, es el viento que da energía, es atmósfera en su dimensión superior, y destaco esto: es el único elemento gratis de que disponemos 24 horas al día y en todo lugar. ¡Respíralo e inspírate!

Las razones escriturales que desvirtúan la creencia en la Reencarnación. Con esa introducción, ahora sí entremos en materia. ¿Cómo demostramos que no es posible la reencarnación? Porque entre el día quinto y parte del día sexto de la Creación ‘Elohim crea los animales, y posteriormente, de manera separada e independiente crea al ser humano. Estamos de acuerdo en que los seres humanos no somos el producto de haber evolucionado desde los animales, como tampoco lo somos de que haya habido un renacimiento del alma por las buenas acciones (karma) de los animales; sencillamente fuimos creados como seres humanos con una predeterminación y una promesa de vida eterna.

Ahora corresponde mostrarte cómo los hinduistas entendieron mal la promesa de resurrección, juicio y vida eterna, transformándola en la creencia de la reencarnación.

La promesa predeterminada de la resurrección. Muy interesante resulta observar y analizar nuestra creación como seres humanos en el día sexto de los ‘Elohim, pues fuimos condicionados de no ser como Ellos, esto es, el saber bueno y malo; pero sí de tener la posibilidad de vivir para eternidad, comiendo del árbol de la vida. Pareciera ficticio e irreal, pero así nos fabricaron. Lo lamentable es que este producto humano falló en Adán al comer del árbol llamado: “el Daat bueno y malo”, y se nos ha impedido que el ser humano “tome también de árbol los vivientes, y coma, y viva para eternidad”. Pero, gracias al Señor, ante esta circunstancia adversa había la predeterminación de que un Ser de los Cielos vendría a reivindicarnos por y ante la eternidad perdida.

En efecto, así sucedió. A quien conocemos en la Tierra como YAHshua (Jesús en español), en los Cielos existía antes. Y tal como nos enseñaron desde niños en la casa, en la iglesia y en el colegio: “María dijo al ángel: ¿Cómo ocurrirá esto, puesto que no conozco varón? Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te hará sombra; por lo cual también lo nacido será llamado Santo, Hijo de los ‘Elohim” (Lucas 1:34-35). Así se implantó el cigoto en María, crece durante nueve meses, nace YAHshua, nos adoctrina durante tres años de su vida, muere, resucita al tercer día y posteriormente sube al Cielo. Con esto nos demuestra YAHshua que los seres humanos resucitaremos, no nos demuestra que reencarnaremos. 

Ahora bien, nos preguntaríamos obligatoriamente ¿cómo resucitaremos? Esto dice La Biblia:
“Pero dirá alguno: ¿Cómo son resucitados los muertos? ¿Con qué clase de cuerpo vienen? ¡Insensato! Lo que tú siembras no es vivificado si no muere. Y lo que siembras: No siembras el cuerpo que llegará a ser, sino un grano desnudo, de trigo o de algún otro; pero los ‘Elohim le dan un cuerpo como Ellos quisieron, y a cada una de las semillas su propio cuerpo. No toda carne es la misma carne, sino que una es humana; otra, carne de bestias; otra, carne de aves; y otra, de peces. Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una, en verdad, es la gloria de los celestiales, y otra, la de los terrenales; una es la gloria del sol; y otra, la gloria de la luna; y otra, la gloria de las estrellas; porque una estrella difiere de otra en gloria. Así también es la resurrección de los muertos: Se siembra en corrupción, resucita en incorrupción; se siembra en humillación, resucita en gloria; se siembra en debilidad, resucita con poder; se siembra cuerpo animal, resucita cuerpo espiritual. Si hay cuerpo animal, hay también espiritual. Así también está escrito: El primer hombre, Adam, fue hecho un alma viviente; el postrer Adam, un espíritu vivificante. Pero no es primero lo espiritual, sino lo físico; luego, lo espiritual. El primer hombre, sacado de la tierra, es terrenal; el segundo Hombre, venido del cielo. Como el terrenal, así también los terrenales, y como el celestial, así también los celestiales. Y así como exhibimos la imagen del terrenal, exhibiremos también la imagen del celestial. Pero esto digo, hermanos: La carne y la sangre no pueden heredar el reino de los ‘Elohim; ni la corrupción hereda la incorrupción. He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta (porque sonará la trompeta), y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. (Primera Carta a los Corintios 15:35-52)
Ahora somos terrenales, y si morimos, cuando resucitemos seremos celestiales.

La promesa predeterminada del juicio. Con la cita bíblica anterior se muestra que resucitaremos con cuerpo espiritual, si es que llegamos a morir; y digo si llegamos a morir, porque habrá una generación que no conocerá la muerte, sino que será arrebatada, “pero todos seremos transformados”.

Aparte de ese Arrebatamiento, esta humanidad conocerá tres (3) resurrecciones, a saber:
1.    – Las Primicias de la Resurrección que sucedió cuando en el año 33 d.C. resucitó YAHshua y 144.000 más que resucitaron con Él (Mateo 27:50-53. Apocalipsis 7:1-8; 14:1-5). Todos los 144.001 tuvieron unas características comunes de juicio, cuales son:
a.     Todos Varones.
b.    Todos Israelitas o hijos de Jacob, quien posteriormente fue llamado Israel.
c.     No se contaminaron con mujeres, porque son vírgenes.
d.    En su boca no fue hallada mentira: Son sin mancha.

Posteriormente, en el tiempo presente y futuro próximo, en el período de tiempo que La Biblia llama “El Día del Señor” está escrito que habrá lugar a dos resurrecciones:
2.     – La Primera Resurrección cuando revela el apóstol Juan: “vi tronos, y se sentaron en ellos, y les fue concedido juzgar” (Apocalipsis 20:4-6). Las características comunes de los que resucitarán en la Primera Resurrección son:
a.     Decapitados por causa del testimonio de YAHshua y por causa de la palabra de los ‘Elohim.
b.    No habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían recibido la marca en la frente y en su mano.
c.     De ellos se profetiza: “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de los ‘Elohim y del Ungido, y reinarán con Él mil años.”
3.    – La Segunda Resurrección que sucederá mil años después de la Primera Resurrección (Apocalipsis 20:11-15). Al respecto, y recordando que todos seremos transformados, “cuando los mil años se cumplan”, nos anuncia el apóstol Juan:
“Vi un gran trono blanco, y al que estaba sentado en él, ante cuyo rostro huyeron la tierra y el cielo, y no fue hallado lugar para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, en pie delante del trono, y unos rollos fueron abiertos, y también fue abierto otro rollo, el cual es de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que habían sido escritas en los rollos, según sus obras. Y el mar entregó a los muertos que había en él, y la Muerte y el Seol entregaron los muertos que había en ellos, y fueron juzgados, cada uno según sus obras. Y la Muerte y el Seol fueron arrojados al Lago de Fuego. Ésta es la muerte segunda: El Lago de Fuego. Y el que no fue hallado inscrito en el Libro de la Vida, fue lanzado al Lago del Fuego.

¿Quiénes de los resucitados no fueron hallados inscritos en el Libro de la Vida? El apóstol Juan revela con preciso detalle las ocho (8) características comunes: “Pero [1] los cobardes e [2] incrédulos, y [3] abominables y [4] homicidas, y [5] fornicarios y [6] hechiceros, e [7] idólatras y [8] todos los mentirosos, tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. (Apocalipsis 21:8. Los números entre corchetes yo los añadí para mejor explicación). Como ves, estos irán con cuerpo inmortal al Lago de Fuego y Azufre.

Y ¿quiénes de los resucitados sí fueron hallados inscritos en el Libro de la Vida y qué pasará con ellos? También lo precisa el apóstol Juan:
“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar no existía más. Y vi que descendía del cielo, de los ‘Elohim, la ciudad santa: Una nueva Jerusalem, dispuesta como una esposa ataviada para su esposo. Y oí una gran voz procedente del trono, que decía: He aquí el tabernáculo de ‘Elohim con los hombres, y morará con ellos, y ellos serán pueblos suyos, y los ‘Elohim mismos estarán con ellos. Y enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no existirá la muerte, ni habrá ya llanto, ni clamor, ni dolor. Las primeras cosas pasaron. Y el que está sentado en el trono dijo: He aquí que hago nuevas todas las cosas, y dijo: Escribe: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo, el Alef y el Tav, el Principio y el Fin. Al que tiene sed, le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venza heredará estas cosas, y le seré por ‘Elohim, y él me será por hijo.” (Apocalipsis 21:1-7)

La promesa predeterminada de la vida eterna. Como ya leíste hermano mío, los resucitados en las Primicias de la Resurrección ya disfrutan de vida eterna, y serán sellados en sus frentes con el Nombre de YAHshua y el Nombre de YAHVEH.

Con los de la Primera Resurrección va a pasar esto anunciado por el apóstol Juan: “serán sacerdotes de Elohim y de Cristo, y reinarán con Él mil años.”

Y con los de la Segunda Resurrección, esa que comúnmente llaman el Juicio Final, sucederá que para unos “ya no existirá la muerte, ni habrá ya llanto, ni clamor, ni dolor”, mientras que otros serán lanzados al Lago de Fuego y Azufre, lugar adonde los primeros que bajarán vivos pero con cuerpo celestial son dos varones: “La Bestia” y “El Falso Profeta” (Apocalipsis 19:19-20); y mil años después se les une “El Diablo”.

Como observarás, mi hermano, después de la muerte no habrá un retorno en otro ser con cuerpo, alma y espíritu. 

Mi amado hermano: la conclusión de todo este asunto leído, es que confirma las palabras que podrás leer en los versículos 27 y 28 del capítulo 9 de la Carta a los Hebreos:

“Y tal como está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también el Mesías fue ofrecido una vez y para siempre para llevar la carga de los pecados de muchos; y se aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, a los que lo esperan para salvación.”

viernes, 11 de diciembre de 2015

144.000 varones que resucitaron con Jesús

Primicias de la Resurrección: así se le llama al único evento en la historia de la humanidad en que han resucitado seres humanos para los Cielos.


144.000 varones anticiparon su visión del Cordero y del  Padre . Juntamente con el sacrificio de  Jesús y su resurrección al tercer día ellos resucitan, tal como lo registra el apóstol Mateo, y su vida en los Cielos sin carne ni sangres la relata el apóstol Juan. Con el fin de demostrar la literalidad del relato apostólico, solo se requiere hurgar por la concordancia en el contexto bíblico. Leamos:

Primero: El apóstol recibe la definición diáfana por parte del Ángel de Jesús que le revela las cosas que deben suceder pronto, mostrándole en cadena cada una de las siguientes particularidades de todos y cada uno de los 144.000 varones:
v Son siervos de  ‘Eloheinu  . (Revelación o Apocalipsis 7:3) Tanto de tiempos atrás, antes de la primera venida de Cristo, como ahora, los que sirven a  ‘Eloheinu  , lo hacen con toda humillación, con lágrimas, con pruebas, y de manera leal y discreta, se caracterizan por ser vigilantes de la próxima venida de Cristo, por ser fieles en lo poco, por dar el alimento a tiempo a sus consiervos de la misma casa, por servir a un solo  Señor, por no saber lo que hace Su Señor, por anunciar el camino de salvación, por considerarse inútiles al haber hecho lo que debían hacer, por no ser dado a pleitos, por ser amables, sufridos y aptos para enseñar, y por corregir con mansedumbre a los adversarios, teniendo por fruto la santificación y como fin, la vida eterna, para ser dignos de participar en las bodas del Cordero, y de entrar en el gozo del  Señor .
v Son Israelitas, hijos de Israel o Jacob. (Revelación o Apocalipsis 7:4-8) Son 12.000 varones de cada tribu de entre los descendientes de Jacob, a excepción de la tribu de Dan, que es reemplazada por la media tribu de Manasés, y cuya razón de exclusión, es un ejercicio de estudio por demás interesante para los maduros ruajim. Las doce tribus formadas por los descendientes de cada uno de los doce hijos del patriarca Jacob, son aquellos que por voluntad de los  ‘Elohim  han nacido por la Palabra de Verdad, para ser las primicias de sus criaturas, la adopción como hijos, la gloria, los pactos, la legislación, el culto y las promesas; de ellos son los patriarcas, y de ellos vino Cristo según la carne. “¿Qué diremos, pues? ¿Qué hay injusticia en los  ‘Elohim ? ¡De ningún modo! Porque a Moisés dice: «Tendré misericordia de aquel que  Yo  tenga misericordia, y  Me  compadeceré de aquel que  Yo  Me  compadezca». Así que no depende del que quiere ni del que corre, sino de  Ha ‘Elohim  que tiene misericordia” (Romanos 9:1-16; confróntese con Jacobo 1:1, 18).
v Son sellados en la frente por el Ángel que sube de donde sale el sol, y que tiene el sello de los  ‘Elohim  Vivientes; acto que se realiza al parecer, por su ubicación dentro del relato de la Revelación, antes de la apertura del séptimo sello. (Revelación o Apocalipsis 7:2)
v Al parecer también, pero, en relación con el tiempo, y sin que tenga mayor relevancia para este análisis; posterior al toque de trompeta del séptimo Ángel del séptimo sello, estarán en pie sobre el Monte de Sión, junto con el Cordero. (Revelación o Apocalipsis 14:1)
v Tienen escrito en la frente el Nombre del  Padre  . (Revelación o Apocalipsis 14:1)
v Con sus arpas o cítaras cantan un cántico nuevo que nadie podía aprender cabalmente, sino ellos. Lo cantan delante del trono de  Ha ‘Elohim  y delante de los seres vivientes y de los ancianos. (Revelación o Apocalipsis 14:3)
v Fueron redimidos, rescatados o comprados de entre los de la Tierra. (Revelación o Apocalipsis 14:3)
v Son Varones vírgenes que no se contaminaron con mujeres. (Revelación o Apocalipsis 7:4) Es obvio, que no hay cabida dentro del discernimiento a la consideración que dentro de los 144.000 haya mujeres; de hecho, la expresión de que son vírgenes, solo quiere decir, que no tuvieron coito con ninguna mujer en su vida; y el no contaminarse con mujeres, atiende por concordancia a la contaminación que se produce cuando el hombre se hace una carne con la mujer y tiene emisión de semen. Esta afirmación deja por sentada la referencia exclusiva a los varones eunucos; ésos, de los cuales  Jesús  se expresó así: “Hay eunucos que a sí mismos se han hecho eunucos por causa del Reino de los Cielos” (Mateo 19:12).
v Siguen al Cordero a donde quiera que vaya. (Revelación o Apocalipsis 7:4) Es una de las características del siervo, que tiene puesta la mirada en el galardón; porque si bien, vivieron y murieron antes o durante la venida en carne de  Jesucristo , el conocimiento anticipado que tuvieron de  Él , por haberles sido confiada la Palabra de los ‘Elohim , es razón suficiente para conducirse conforme lo expresado de  Él  por los profetas.
v Redimidos, rescatados o comprados de entre los hombres como primicias para los  ‘Elohim  y para el  Cordero . (Revelación o Apocalipsis 7:4)  Cordero  muerto en la carne, pero hecho vivo en el Ruaj, pues  Jesús  es hecho “las primicias de los que durmieron”Cada uno en su propio rango: Cristo las primicias; después los que pertenecen a Cristo en Su venida; después el fin, cuando entregue el Reino a los  ‘Elohim  , al  Padre  ” (1ª Corintios 15:20, 23-24). Al mismo tiempo, Jesús es el principio, el primogénito de entre los muertos” (Colosenses 1:18). De igual forma, así mismo los 144.000 son primicias, y son también, los primogénitos que han sido inscritos en los Cielos.
v No tienen tacha, pues en sus bocas no se halló falsedad. (Revelación o Apocalipsis 7:5) Son prototipo del remanente de Israel, de quienes se profetiza, que “no harán injusticia, ni dirán mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa. Se apacentarán y reposarán sin que nadie los haga temblar” (Sofonías 3:13).

Después leamos:

Algunas de estas características son comprobadas con las verdades siguientes que se recogen dentro del contexto de las Sagradas Escrituras, que me permito subrayar:


·        Efesios 4:8-9. Acerca del favor de  ‘El  en  Cristo: Por eso dice: «Subiendo a lo alto, llevó cautivos y dio dones a los hombres» ¿Qué quiere decir subió, sino que antes bajó a las regiones inferiores de la Tierra? Este que bajó es el  Mismo  que subió por encima de todos los Cielos para llenarlo todo”. Confróntese con la acción similar, pero que de manera integral se muestra que hace  YAHVEH  , al venir a Su Santo Monte, cautivando aún a los otrora rebeldes de la Casa de Israel, Salmos 68: 1-20.

·        Hebreos 12:22-24. Haciendo una diferenciación con la Gloria Preliminar de  Ha ‘Elohim   en el Monte que no se podía palpar, el escritor inspirado dice que junta con “  ‘El  , Juez Universal”, a “Jesús, el Mediador de un Nuevo Pacto y la sangre rociada que habla mejor que la de Abel”, a “la Asamblea de miríadas de Ángeles”, a la Jerusalén Celestial, el Monte de Sión, la Ciudad de los  ‘Elohim  Vivientes , y a “la congregación de los primogénitos inscritos en los Cielos”. Aquí se le suma a los 144.000 varones otra característica que tuvo  Jesús, ser primogénitos o varones que abrieron matriz al nacer.

·        Romanos 11:16. “Si las primicias son santas, también lo es la masa; y si la raíz es santa, también lo son las ramas”. Luego, la primera admisión de israelitas resucitados de entre los muertos se llaman primicias; y son calificados como santos. Y en 1ª a los Corintios 15:20 se dice de  Jesús: “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.” 

Conclusión que se deriva intrínsecamente de las mismas Escrituras: “ Jesús, habiendo clamado de nuevo con un fuerte grito, dejó ir el Ruaj. En esto, el velo del Santuario se rasgó en dos, de arriba a abajo; tembló la tierra, y las rocas se hendieron; las tumbas se abrieron, y muchos cuerpos de los santos que habían dormido, se levantaron; y ellos, saliendo de las tumbas, después de la resurrección de  Él, entraron en la Ciudad Santa, y se aparecieron a muchos” (Mateo 27:50-53).

Estos resucitados son los 144.000 santos, que murieron siendo varones vírgenes; y que se levantaron con  Cristo, otro varón que murió siendo virgen, en la que es hasta ahora la única resurrección para los Cielos habida en la humanidad desde Adán hasta nosotros, y que fue llamada lógicamente “las primicias de la resurrección”. 

Nosotros los ahora vivientes estamos a la espera de la primera resurrección que se producirá únicamente a favor de los que murieron en  Cristo.

Pero de todo lo expuesto, lo que más conmueve y maravilla de la Palabra de los  ‘Elohim  , es que no deja detalle que suscite contradicción, a saber: Si ella nos habla de que Jesús es las primicias, pero es el primogénito dentro de las primicias de la resurrección; era necesario hacer la salvedad que hace el apóstol Mateo, que si bien las tumbas se abrieron el día de la muerte de  Jesús, y al tiempo del terremoto que sucede a su muerte; esta congregación de santos, no resucitaron sino hasta “después de la resurrección de” Jesús.

jueves, 28 de agosto de 2014

EL CAPO 3 La denuncia más grande en la historia de la humanidad.

Se devela lo revelado en el año 98 de nuestra era cristiana. Hace 1.916 años está escrito acerca de la Ciudad Estado del Vaticano: “por tus drogas se extraviaron todas las naciones.”


El velo que cubría esta revelación de hace 19 siglos ha sido descorrido en la serie televisiva “EL CAPO 3”, mostrando sin tapujos ni cobardía que es la Ciudad del Vaticano el lugar de la Tierra desde donde se maneja el negocio del narcotráfico, el mismo que con las drogas extravía a todas las naciones del planeta.

Lo revelado por Juan en el año 98, un apóstol de  Jesús  que escribió el libro conocido en nuestro medio con el nombre griego “Apocalipsis”, en español “Revelación”, hoy resulta ser la denuncia más grande que hombre alguno haya hecho en la historia de la humanidad; pues, Gustavo Bolívar, el escritor de la historia original “El Capo”, sin conocer la anterior revelación, pero gracias al fruto de sus investigaciones denuncia el lugar desde donde se manejan los hilos del narcotráfico: La Ciudad del Vaticano.

Imagen traída de publicación en Google Imágenes.

Aquel poder o superpoder que el escritor ha dado por llamar “La Mano Invisible”, es en verdad lo más acercado al poder de “La Otra Bestia”, como es ella, en efecto, la unión de las dos iglesias católicas del mundo, aquellas que se dividieron en el año 1.054, y que en la actualidad son en cada división: “La Santa Iglesia Católica Apostólica Romana”, multinacional con sede principal en la Ciudad del Vaticano, y “La Una, Santa, Católica y Apostólica Iglesia”, más conocida mundialmente como Iglesia Ortodoxa, multinacional con sede principal en el Patriarcado de Moscú, por ser la de mayor poder económico y también la de mayor número de fieles, en comparación con otros patriarcados.

Estos “dos cuernos de la Otra Bestia”, como llama Juan al superpoder de cada ciudad, están fuertemente enlazados en el negocio de las drogas, siendo alimentados por los carteles de las regiones y grupos armados, que en cada país o región de predominio católico, han sido entrenados en el negocio por el Vaticano o por Moscú; por ejemplo, en Colombia, legendaria nación calificada como la mayor productora de cocaína del mundo, es la región de Antioquia la que alimenta el cuerno del Vaticano y las FARC las que alimentan el cuerno de Moscú. 

Por dos años consecutivos Perú ha desplazado a Colombia como mayor productor, y no es casualidad el crecimiento de la comunidad atendida por el Patriarcado de Moscú en Suramérica, aunque es poca comparada con el 89% de la población afecta al cuerno del Vaticano.

De México y de los Estados Unidos ni hablar sobre los tentáculos del Vaticano y de Moscú en esos dos países, y sobre su relación con el narcotráfico y el blanqueo de dineros ilícitos; naciones donde los dos cuernos cuentan con una alta población adiestrada en los principios básicos que hacen posible el extravío en las drogas.

Pero lo que llama poderosamente la atención, es que a pesar de lo impactante de la denuncia por su importancia y alcance en el ámbito mundial, los muchos comentarios sobre la serie televisiva se reducen, en cuanto a la denuncia misma, a destacar solamente la interpretación de Manuel Navarro, como Jacob Bauman, personaje que blanquea dineros provenientes del narcotráfico, y el sitio desde donde dirige tenebrosamente el negocio.


La inmensa mayoría de periodistas temen referirse a la actividad denunciada, que se hace desde la Ciudad del Vaticano en perjuicio de la humanidad. Ciudad donde Juan también vio en el futuro que tendría dominio sobre los cargamentos "de oro, y de plata, y de piedras preciosas, y de perlas, y de lino fino, y de púrpura, y de seda, y de escarlata, y de toda madera olorosa, y todo objeto de marfil, y todo objeto de madera valiosa, y de bronce, y de hierro y de mármol, y de canela, y de especia, e incienso, y mirra, y olíbano, y de vino y aceite, y de flor de harina y trigo, y de bestias de carga, y de ovejas, y de caballos, y de carros, y de esclavos, y de almas de hombres.". ¡No es vanidad su riqueza milenaria!

Pero dicho al respecto de lo tratado, iteramos: nadie se atreve a enjuiciar lo que se hace al interior de la Ciudad del Vaticano, y del daño que viene infringiéndole el Estado Multinacional a la humanidad con el extravío en las drogas. Esto recuerda a propósito, lo que adiciona el apóstol Juan al escribir que en el Juicio Final "los cobardes e incrédulos, y abominables y homicidas, y fornicarios y drogueros, e idólatras y todos los mentirosos, tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.".

Son los cobardes los primeros de la lista, y junto con ellos van los drogueros, no los hechiceros como maltraducen al español la palabra griega pharmaqueus los impresores de las Sagradas Escrituras desde hace cinco siglos, cuando entonces ni imaginaban el daño que producirían a la humanidad los drogueros, y mucho menos que los principales del negocio estarían asentados, tanto en el Estado como en el Patriarcado al servicio de las dos Iglesias Católicas.

Al final, tanto de la ficción como de la realidad, se espera que confluyan las dos historias en un hecho similar. En la serie televisiva la destrucción de "La Mano Invisible". En la vida real, lo predicho acerca de la Ciudad del Vaticano: diez naciones "la quemarán con fuego".

Citas. La Otra Bestia: Apocalipsis 13:11-18. La Ciudad: Apocalipsis 17 y 18. Los drogueros y los cobardes: Apocalipsis 21:8. 

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.
 

About Me

LEODÉGAR ROIS REINA
Ver todo mi perfil